Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on linkedin

5 Consejos Para Tener Buen Audio En Una Entrevista

Plan A, B, y C

Siempre que trabajemos con audio y video, como regla de oro debemos tener alternativas a nuestro plan A. Desde un cable que falla, una luz que no funciona o falta de memoria, debemos tener elementos de emergencia para todas las situaciones extremas que podamos imaginar. Aunque no es fácil establecer todo lo que puede salir mal, si podemos estar preparados ante eventualidades. Cuando vamos a grabar una entrevista, el objetivo es obtener más material del que necesitamos y que todo sea de alta calidad. 

El primer consejo es tener material de sobra que nos blinde ante cualquier problema. En audio, el uso de micrófonos de solapa es común. Son la opción perfecta para tener buen sonido, cerca de la fuente y no ocupan espacio en pantalla si queremos ocultarlos. El problema es que muchas veces el entrevistado no es un profesional que se dedique a dar entrevistas o a estar frente a las cámaras. Es normal. Por eso muchas veces pueden hacer movimientos con la ropa, con sus manos o simplemente rascarse el cuello mientras hablan, y de esta manera arruinar la pista de audio que tenemos.


Tener material de sobra que nos blinde ante cualquier problema

Como alternativa se recomienda utilizar un micrófono de respaldo. Se puede emplear una base con un micrófono shotgun. Se sitúan fuera de encuadre, cerca del sujeto y con niveles de audio parecidos al de micrófono de solapa.

Comodidad

Un entrevistado cómodo, va hablar mejor. No solo una silla cómoda hacen la diferencia, un ambiente en el que sienta que puede hablar libremente y expresar sus ideas claras es un paso importante para tener mejor material. Algo de tiempo previo a la entrevista puede hacer la diferencia entre una persona relajada y otra cohibida y torpe para expresarse. En cuestiones de audio es mejor un discurso claro a uno lleno de dudas y pausas incómodas

Locación

Escoger un lugar ideal para la entrevista  ahorra tiempo. Desde luz natural hasta aire acondicionado hacen la diferencia. Como ya lo dijimos, nuestro objetivo es obtener audio y video de calidad. Una oficina cerca a una avenida ruidosa o aire acondicionado que agregan ruido innecesario deben evitarse. 

Cuando no tenemos más opciones que realizar la entrevista en una lugar poco adecuado, podemos llevar con nosotros elementos que ayuden a bloquear el ruido, como material que absorba el ruido. 

Edición

Después de tener nuestro material grabado, es hora de sentarnos a editar, escoger las mejores tomas y limpiarlo. El uso de reductores de ruido, compresores o ecualizadores es un paso obvio para tener un producto final de calidad. Por otro lado, podemos editar el audio para no incluir ruidos de la boca, muletillas como “hmm”, respiraciones molestas, entre otros. Buscamos audio limpio que ayude a transmitir un mensaje claro y sin ruidos que pueden distraernos. 

Hay que tener cuidado de no eliminar sonidos que se ven claramente en cámara. Esto puede generar algo de sensación antinatural que no necesitamos. Simplemente con reducir su intensidad, puede funcionar. 

Room Tone

Antes o después de la entrevista es aconsejable grabar el tono de la habitación. Así se obtienen muestras de audio simulando una ambiente sin el entrevistado que serán muy útiles en la etapa de edición y mezcla. Utilizando las mismas características en las que se realizará la entrevista, sin ruido y con nuestros mismos micrófonos, podemos grabar unos minutos de audio. 

¿Sabías que hacemos contenido original?​

Es gratis. Prometemos no mandar spam